Opinión

Margaret Myers & Ricardo Barrios


  • ENVIAR
  • IMPRIMIR
  • COMPARTIR




2018/01/29Latinoamérica no es parte de la Franja y la Ruta. ¿Y qué?



La segunda Reunión Ministerial del Foro de China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Foro China-CELAC) trajo varios anuncios llamativos, pero entre estos no estuvo la esperada incorporación formal de la región en la Iniciativa de la Franja y la Ruta.
 

Los líderes chinos acogieron con gusto el interés de América Latina de participar en la Iniciativa y generaron mucha expectativa en torno al lugar de la región dentro de la Iniciativa. No obstante, se quedaron cortos al no incluir a la región en el mapa oficial que abarca la Franja y la Ruta.
 

La retórica utilizada por el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, durante el Foro varió solo ligeramente de la empleada por las autoridades chinas hasta el momento. Los funcionarios chinos se refirieron a la región como una “extensión natural” de la Ruta Marítima de la Seda y añadieron que la región es un participante indispensable en su construcción.
 

A pesar de que las declaraciones del canciller sugieren la existencia de lazos entre la Franja y la Ruta y América Latina, el mandatario no propuso medidas nuevas para formalizar la participación de la región en la misma. Tampoco fue mencionado el tema de financiamiento por medio del Fondo de la Ruta de la Seda—un fondo de inversiones de US$40 mil millones – establecido por China para hacer su visión una realidad.
 

Actualmente, Panamá es el único país latinoamericano que ha firmado un Memorándum de Cooperación en el Marco de la Franja y la Ruta con China. Por tanto es también el único que ha sostenido discusiones con Beijing para su implementación.
 

En enero de este año, el Vicecanciller de Panamá Luis Miguel Hincapié y el Viceministro de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de la República Popular China, Wang Xiaotao sostuvieron una reunión en el tema. Durante la misma, ambas partes discutieron áreas concretas de cooperación en el marco de la Franja y la Ruta. Entre los proyectos de mayor interés se encuentra el tren Panamá-David, la cual conectaría las provincias de Chiriquí y Panamá. Actualmente se están haciendo los preparativos para llevar a cabo el estudio de factibilidad del proyecto.
 

No cabe duda de que la Iniciativa de la Franja y la Ruta fue uno de los ejes principales de la recién terminada Reunión Ministerial: solo durante el discurso de bienvenida del Ministro Wang Yi, la Iniciativa fue mencionada unas dieciséis veces. Además, de acuerdo a comunicados del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, la Iniciativa también figuró en varios de los intercambios que sostuvo el diplomático con sus homólogos latinoamericanos, incluyendo los representantes de México, Chile, Bolivia y Trinidad y Tobago.
 

Las cinco propuestas que extendió Wang para la cooperación futura entre China y Latinoamérica durante sus expresiones también se alinean a los cinco pilares (o “lazos”) de la Franja y la Ruta: la coordinación en políticas, la conectividad de infraestructuras e instalaciones, la eliminación de trabas al comercio, la integración financiera y el estrechamiento de los lazos entre pueblos.
 

Durante su discurso, Wang propuso la construcción de una red de transporte que conecte “tierras y océanos” e hizo alusión tanto al tren bioceánico como al túnel bioceánico. El ministro además planteó la oportunidad de facilitar el comercio mediante una expo anual y otras plataformas, y también aludió a la ampliación de intercambios financiaros como herramienta para superar “los cuellos de botella de desarrollo”. Otros modos de intercambio, tales como los Institutos Confucio, la cooperación en el área de desarrollo sostenible, el Programa de Asociación Científico-Tecnológica y el Programa de Intercambio entre Científicos Jóvenes China-América Latina y el Caribe, también fueron mencionados como herramientas para (fortalecer las relaciones con la región).
 

En conclusión, a pesar de que Latinoamérica y el Caribe siguen fuera de la Franja y la Ruta, las propuestas de China en la región son consistentes con los objetivos estipulados para la Iniciativa.

Más aún, las compañías y bancos chinos han estado desde hace varios años fomentando la conectividad intra- e interregional mediante proyectos de infraestructura por todo el continente. La lista de proyectos solo seguirá creciendo. Esto será así a pesar de que una gran cantidad de ellos, por ejemplo la construcción del Tren Perú-Brasil y la rehabilitación del Belgrano Cargas en Argentina, se han topado con contratiempos; y otro tanto, por ejemplo el Tren México-Querétaro, no resultaron factibles por completo.
 

Al margen de la ausencia de grandes anuncios, el Foro China-CELAC reafirmó el compromiso de China con la región y enfatizo los principios articulados no solo en el marco de la Franja y La Ruta (ver por ejemplo “Perspectivas y Acciones para Promover la Construcción Conjunta de la Franja Económica de la Ruta de la Seda”), sino también en aquel marco pertinente a su política exterior hacia América Latina, incluyendo el Marco de Cooperación 1+3+6 (del 2015) y el segundo Documento sobre la Política de China Hacia América Latina y el Caribe (del 2016). 
 

Los tres documentos resultantes del Foro—la Declaración de Santiago (parcialmente publicada por laVicepresidencia de Venezuela), el Plan de Acción Conjunta de Cooperación (Áreas Priorizadas) CELAC-China (2019-2021) y la Declaración Especial de la Franja y la Ruta—también sirven para reafirmar los objetivos de China en la región.

Latinoamérica y el Caribe todavía no forman parte oficial de la Franja y la Ruta. Pero si China exitosamente cumple con sus objetivos propuestos para la región, no hay porqué sentirse excluido. 


En cambio, los líderes latinoamericanos deben de considerar cuidadosamente las ventajas y desventajas que trae el estar más estrechamente vinculado a China. Con esto en mente, seremos sabios de observar con detenimiento los resultados en aquellos países que ya forman parte de la Franja y la Ruta.
 

Margaret Myers es directora del programa América Latina y el Mundo en el Diálogo Interamericano en Washington, DC. Ricardo Barrios es asociado en el mismo programa.

Artículo publicado en Diálogo Interamericano, enero 26, 2018.