Opinión

Patricia Castro Obando


  • ENVIAR
  • IMPRIMIR
  • COMPARTIR




2019/02/03Lo que trae el Año del Cerdo



El animal más justiciero del horóscopo chino cierra otro ciclo de 12 años con un ajuste de cuentas. En el calendario chino, este 5 de febrero se inicia el Año del Cerdo de Tierra Yin Femenino, que se extenderá hasta el 24 de enero del 2020. Dong Yilin, tercera generación en su familia de maestros del feng shui, explica que se trata de un período con una fuerte presencia de mujeres, y “en el cual cada quien recibirá lo que se merece”.

 

El cerdo fue el último de los 12 animales en completar la carrera convocada por el emperador de Jade. De acuerdo con la leyenda china, apenas arrancó la competición, para cobrar más fuerzas el cerdo se dio un banquete y después se echó una siesta. Al despertar, volvió a la ruta y, a pesar de estar en desventaja, no paró hasta conseguir el duodécimo lugar en el zodíaco chino.

 

Así como en la mítica carrera, es un año que abre mucho espacio para la celebración, el placer, la riqueza y la abundancia, que solo se pueden conservar a través de la persistencia, el esfuerzo, la buena voluntad y la filantropía. “Lo que se comparta este año se multiplicará en el ciclo que viene, mientras que aquellos que busquen atajos o sean mezquinos, perderán lo que más quieren”, sostiene el  maestro chino.

 

En el ciclo sexagenario formado por los diez troncos celestiales y las 12 ramas terrenales, este es un año Ji-Hai, donde ‘Ji’ está vinculado a la tierra y ‘Hai’, al agua, con una polaridad Yin. Según el maestro Dong, la combinación tierra-agua-femenino alude a la fertilidad, a los nacimientos, a un nuevo inicio, pero también  a la impotencia, a la muerte y a un irremediable fin.

 

Por el año de su fundación, el Perú es una serpiente que desafía a la honestidad del cerdo. “Es un tiempo turbulento por los cambios que se avecinan, la elección de un presidente o el ascenso y la consolidación de una figura que podría ser una mujer. Hay una transformación y renovación en la administración de sectores vinculados a las leyes y la economía del país, desde las bases hasta la dirigencia. Un proceso que al final será muy bueno para el Perú”, revela.

 

La dualidad tierra-agua dota al año de fluidez, lo que se traduce también en una tendencia a perder el dinero como líquido que se escurre entre los dedos. “Es importante aprender a manejar las finanzas con un propósito definido. Los peores meses para invertir son mayo, agosto y noviembre, y los mejores son marzo, julio y octubre. Aquellos sectores vinculados directamente con el agua como la logística y el transporte marítimo, las bebidas y el alcohol, reportarán beneficios”, anuncia Dong.

 

El cerdo lanza el #12yearschallenge. ¿Cuántas lecciones hemos aprendido en los últimos 11 años? En el año doce, el cerdo pone a prueba la honestidad, la generosidad y la valentía. Es la última oportunidad para demostrar que hemos madurado. Los que estén listos iniciarán un nuevo ciclo con otros retos mayores, todos los demás repetirán la misma lección.

 

—Los 12 animales—

 

Este año, el cerdo en la Casa del Taisui benefi cia a sus protegidos –tigre, conejo y cabra–, mientras que enfrenta a sus adversarios –serpiente, mono y otro cerdo. La posición de los protegidos –el primero de pocos amigos y los otros dos muy vulnerables– les permite brindar auxilio; mientras que los adversarios –los más intuitivos del zodíaco– están llamados a entrar en combate.

 

El cerdo es tan honrado que en su propio año se hace un ajuste de cuentas. Todos los otros animales –gallo, caballo, perro, dragón, rata y buey– se mantienen en una zona ambivalente. Los primeros tres muestran una tendencia al alza, mientras que los tres restantes, una mayor probabilidad de avanzar con los vientos en contra. Estas posiciones, de la cuarta a la novena, dependerán de los vínculos que se generen con los amigos y enemigos del cerdo.

 

—El emperador del año—

 

En la Casa del Taisui, el cerdo enfrenta el ‘bengminnian’ o “su propio tiempo”.  Despertará de un sueño, que se ha convertido en una pesadilla porque nunca debió quedarse dormido, para completar una carrera sin pausa alguna, mucha persistencia, alta concentración y el reloj en desventaja. Sin importar lo que suceda en la ruta, no puede desanimarse o se quedará a medio camino.

 

Esta es la tendencia del año para el animal más afortunado del horóscopo chino. Debe fortalecer su estado de ánimo y aprovechar las buenas oportunidades al margen del camino. Será una prueba para su capacidad de adaptación, diligencia y madurez. Sea pragmático en sus decisiones, refúgiese en su familia y busque la ayuda de sus aliados, el tigre con los animales grandes, y la cabra con los pequeños.

 

Para avanzar en la ruta, no distraiga su atención en los malentendidos. Si realiza algún tipo de inversión, esta debe contener un propósito social. En los meses de julio y agosto, cuídese de las heridas y los golpes; vigile el estómago, el corazón y el pulmón. Los meses de febrero, marzo, junio, setiembre y enero son los más propicios para llevar a cabo proyectos.

 

La fortuna, que es una característica del cerdo, aparece lejana. Puede remontar el año y hasta impulsarlo si en este trayecto fija sus objetivos prioritarios, cultiva buenas relaciones con su entorno y busca la colaboración de las personas claves. Son apenas 12 meses de una carrera sin desmayo que parece una eternidad. No se quede dormido que, al final de la ruta, la victoria será suya.

* Publicado en El Comercio, 3 de febrero de 2019.