Opinión

Julio Panduro Chamorro


  • ENVIAR
  • IMPRIMIR
  • COMPARTIR




2019/05/26Huawei: el primer herido en la guerra tecnológica China-EEUU



Un mayor espíritu nacionalista chino, la suspensión de negociaciones con empresas occidentales y el inminente lanzamiento de un nuevo sistema operativo son las primeras consecuencias provocadas por el anuncio de la restricción del software de Google en los celulares de la empresa Huawei.

La decisión ha generado una serie de especulaciones en el mundo, y todo apunta a que la compañía de celulares es el primer herido de envergadura en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Es cierto que el universo Google es absolutamente innecesario en China porque los usuarios chinos gozan de sus propios programas, aplicaciones y redes sociales.

Por ejemplo, si un ciudadano quiere buscar información acude a Baidu, si desea mantener contacto con amigos y familiares puede hacerlo a través de Weibo, si le apetece escuchar música acude a Bili Bili, si pretende mandar un correo electrónico entonces utiliza Tencent QQ, si desea un taxi echa mano del DiDi, y si de mensajería instantánea se trata tienen al WeChat, un poderoso todoterreno que incluso se ha convertido en un eficiente monedero electrónico.

De hecho, cuando se le pregunta a un joven chino si la restricción de Google le afecta, sonríe y dice que nunca ha usado las aplicaciones de esa compañía. Y cuando se le recuerda que no podrá utilizar Facebook o Twitter, responde que China tiene sus propias redes sociales y que existen 1,400 millones de personas dispuestas a conectarse dentro de su propio país, ¿para qué más? Basta con recordar que, con más de 772 millones de usuarios de internet (datos de 2017), China es el país con más internautas (casi el triple que en Estados Unidos, que cuenta con 287 millones), un quinto del total mundial.


Lo cierto es que la decisión de Google solo afecta, por el momento, a los usuarios de otros países que decidieron comprar un equipo móvil de Huawei porque dentro de 90 días se aplicarán las sanciones anunciadas por Estados Unidos.

Golpe comercial

Y esos usuarios son millones. Las estadísticas de la empresa china revelan que la venta de sus celulares se multiplicaron por diez en la última década por dos factores importantes: el alto nivel de los equipos ofrecidos en el mercado y los precios más competitivos en comparación a sus más cercanos competidores.

Sin duda, es un golpe duro a Huawei, el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, porque perderá el acceso a algunas aplicaciones y actualizaciones del sistema operativo Android, y sobre todo porque verá mermadas sus ventas en el corto plazo, aunque es difícil hacer una proyección de esos índices a menos de una semana de la medida anunciada por Estados Unidos.

Pero, además, compañías de Japón como Panasonic ya vetaron equipos de la tecnológica china. La empresa de semiconductores ARM del Reino Unido ha detenido su colaboración comercial con Huawei Technologies, y Corea del Sur es presionada para que siga ese camino, en conformidad con las nuevas regulaciones estadounidenses.


Estas naciones han hecho caso de la advertencia del presidente Donald Trump, quien declaró emergencia nacional para proteger las redes informáticas de su país contra “adversarios extranjeros”, e instó que otros gobiernos hicieran lo propio, palabras que los analistas creen que están dirigidas principalmente a la compañía asiática.

Ante este panorama, China ha presentado una “protesta solemne” contra Estados Unidos por el “acoso” a Huawei, a través del portavoz del Ministerio de Comercio de China, Gao Feng, quien ha anunciado que el gobierno de Xi Jinping tomará medidas para ayudar a sus compañías a mejorar su capacidad para enfrentarse a los riesgos.

Pero como dijo su fundador, Ren Zhengfei, es posible que la restricción de Google impida que la compañía china alcance sus objetivos financieros a corto plazo, pero agregó que Estados Unidos “subestima” la capacidad de Huawei porque nadie podría ponerse al día con su tecnología 5G en el futuro cercano.

Nacionalismo y 5G

Si bien Huawei ha estado en el epicentro de la lucha por el poder comercial entre Estados Unidos y China durante meses –incluso con la detención de una alta funcionaria suya de por medio–, en realidad el 5G es la verdadera cereza del pastel.

Con esta tecnología las posibilidades del manejo de datos, vía teléfonos celulares, son infinitas: pantallas ultra definidas, videoconferencias fluidas con cualquier lugar del mundo, envío de datos a impresoras 3D, interconectividad con mil aparatos de casa o trabajo, entre otras.


Hasta el momento, China es el país que más avances ha logrado en desarrollar el 5G, y según información de RT en Español, la restricción de Google ha precipitado que Huawei presente un software, presuntamente llamado Hongmeng, a más tardar a finales de año, para que sea usado de manera universal en celulares, computadoras, tabletas, televisores, automóviles y otros productos con la marca china.

El desarrollo de este sistema operativo no es nuevo, sino que se habría iniciado en 2012, luego de que Estados Unidos empezara a investigar a empresas china bajo argumentos políticos.

La idea de la empresa asiática es que Hongmeng tenga un diseño semejante al de Android, basada en Linux y Java, para garantizar la compatibilidad de aplicaciones.

Y mientras el caso Huawei se ha convertido en otro paso de una escalada de entredichos y ataques que cada vez más va subiendo de tono y gravedad, el nacionalismo chino ha hecho su aparición.


Las redes sociales se han convertido en el estrado de manifestaciones en apoyo al gigante tecnológico, con mensajes como que Estados Unidos está acosando a la compañía china, que los consumidores deben boicotear las ventas de empresas como Apple, que Huawei saldrá adelante independientemente de lo que ocurra en los próximos meses, etc.

Además, se ha viralizado en redes una canción llamada ‘Guerra comercial’, la que critica duramente al ‘perpetrador’ del enfrentamiento comercial y asegura que “lo vamos a vencer”. Incluso su autor, Zhao Liangtian, ya es considerado como un “guerrero heroico y luchador”.

Publicado en La República, 26 mayo de 2019.