Opinión

Maria Isabel Osterloh


  • ENVIAR
  • IMPRIMIR
  • COMPARTIR




2019/05/20La iniciativa de la Franja y la Ruta: nuevas oportunidades de inversión china en el Perú



El pasado 25 de abril, el Perú se adhirió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) firmando un memorando de entendimiento durante la celebración del segundo Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, convirtiéndose así en el decimonoveno país latinoamericano en sumarse a este megaproyecto.

La IFR no solo promueve una inversión más amplia en infraestructura y conectividad (tierra, mar, aire y ciberespacio), sino que también busca la cooperación para impulsar el desarrollo de industrias clave como la agricultura, ganadería, silvicultura, pesca, manufactura, energía, telecomunicaciones, innovación científica y tecnológica, entre otras, así como también un mayor nivel de apertura comercial.

Perú abraza el proyecto de China para desarrollar su competitividad en la región, ya que es un país con una evidente necesidad de inversión en infraestructura, pues su canasta exportadora está poco diversificada: exporta mayormente materias primas, por lo que para tener una producción más diversa con especialmente bienes de mayor valor agregado es necesario tener una mejor infraestructura física.

El Informe Macroeconómico del Banco Interamericano de Desarrollo de 2018 consideró a los sectores de infraestructura y mercados financieros como potenciales barreras que pueden estar limitando el crecimiento en el caso de Perú.

Además, según el Índice de Rendimiento Logístico del Banco Mundial, Perú en 2018 ocupó el puesto 74 de 167 naciones, después de países latinoamericanos como Chile (puesto 40), Panamá (41), México (53), Brasil (56), Argentina (62) y Colombia (71), donde el indicador más débil fue el de infraestructura, ocupando el puesto 91.

Sin ser miembros de la IFR, China ya ha estado adquiriendo desde 2017 importantes proyectos de infraestructura y conectividad, como se puede ver en el cuadro adjunto.

Tenemos, por ejemplo, la importante adquisición del puerto de Chancay por las empresas Cosco Shipping y Minera Volcán. Según el ministro de Economía de Perú, este consorcio chino-peruano quiere convertir a este puerto en un hub que conecte Sudamérica con el continente asiático. Además, el ministro dijo que Huawei podría instalar una fábrica de ensamblaje de teléfonos móviles en algún tipo de zona económica especial.


La falta de infraestructura hace, por ende, que los costos logísticos en Perú sean los más altos de los miembros de la Alianza del Pacífico, ya que por ejemplo existe una insuficiente provisión de transporte multimodal. Según un informe del Ministerio de Economía y Finanzas, las redes ferroviarias en el país están estacadas en aproximadamente 2000 km desde hace 10 años, mientras que la red de carreteras alcanza una extensión de 26.000 km. Esto hace que los costos logísticos de, por ejemplo, los productos agrícolas que Perú exporta sean del 33 % en el caso de las uvas o del 38 % en el caso de la quinua, etc.

Además, por el puerto del Callao se mueve el 90% de contenedores, por lo que existe un cuello de botella. Sin embargo, se espera que con la construcción del puerto en Chancay esto mejore grandemente, aunque aún es indispensable que exista la suficiente infraestructura para que la costa, sierra y selva estén interconectadas y se puedan reducir estos costos y, por lo tanto, aumente el comercio exterior y también la diversidad de la canasta exportadora.

Como se ve en el siguiente cuadro, por ejemplo, el tiempo promedio de acceso desde una capital en la selva hacia el aeropuerto más cercano es de 6 horas, mientras que hacia un puerto es de 20 horas.


Sectores donde China puede invertir

Según la cartera de proyectos para 2019 de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversión), se tienen 16 proyectos de los cuales 3 son del sector transporte. Estos consisten en la rehabilitación de un ferrocarril y la concesión de 2 terminales portuarios, entre ellos el de Chimbote (Región Áncash), donde ya la empresa China Comunication Construction Company Limited (CCCC) presentó una carta de intención en enero del presente año ante el Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú (MTC) para concesionar este puerto. La inversión estimada es de aproximadamente 450 millones de dólares, por lo que el Estado peruano se encuentra evaluando la autosostenibilidad del proyecto.

China tiene gran interés en invertir en trenes, como se evidenció en la propuesta del proyecto del tren bioceánico, una red ferroviaria que proponía unir un puerto de Brasil en el Atlántico con un puerto peruano en el Pacífico, pero este quedó en nada por su aparente alto costo de inversión. Sin embargo, el interés de Perú está en construir redes ferroviarias de corta distancia como el de Huancayo-Huancavelica o también las líneas 3 y 4 del Metro de Lima.

Por el lado del sector de las telecomunicaciones, según un informe estadístico del MTC, el número de suscriptores a Internet fijo en 2017 a nivel nacional era de solo 2,3 millones (en un país en el que la población total es de 32 millones de habitantes), donde la región Amazonas fue la que obtuvo menos, 2000 suscriptores, mientras que Lima fue la que contó con más de ellos, con 1,3 millones. Por esta razón, hay un interés de aumentar el acceso a Internet a más personas, siendo este un sector donde las empresas chinas podrían participar más.

Asimismo, la afluencia de turistas chinos a Perú está en constante crecimiento, como se puede apreciar en las cifras dadas por PROMPERÚ. En 2017 llegaron 31.408 ciudadanos chinos, 25.648 en 2016 y 19.243 en 2015. El país actualmente se encuentra poniendo en marcha una estrategia para duplicar la cifra de 2017, pues su estadía es de entre 4 a 5 días y gastan en promedio 2000 dólares diarios. Con la IFR se abre la posibilidad de tener vuelos directos, como ya los tiene Panamá, lo que podría aumentar el interés de más chinos de visitar Perú.

Con la suscripción del memorando de entendimiento (MOU, siglas en inglés) bajo el marco de la IFR, Perú y China han elevado el nivel de acercamiento, pues ya tienen un Tratado de Libre Comercio y un Acuerdo de Asociación Estratégica Integral. Además, gracias al MOU firmado será más fácil para Perú acceder a los diversos préstamos de instituciones financieras que China ha creado para promocionar la IFR como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura.

*María Osterloh Mejía es investigadora del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (CEAS).

Publicado en China Hoy, 20 mayo de 2019.